GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Cómo conservar el cilantro y el perejil

Imagen 0


Así lo hacemos: 

Lavamos el perejil fresco y separamos las hojas.
Colocamos encima de un papel de aluminio y enrollamos formando un cilindro.
Introducimos al congelador.
Cada vez que necesitemos perejil, cortamos trozo y lo demás seguimos guardando en el congelador
Así nunca nos va a faltar el perejil de nuestros platos.

Imagen 1


CURIOSIDADES 

El perejil tiene una gran cantidad de propiedades y beneficios para la salud, así como vitaminas y minerales que ayudan al cuerpo a combatir enfermedades. Entre las propiedades y usos mas importantes podemos mencionar:

El perejil tiene propiedades que actúan como anti cancerígenos, ya que protege el hígado y los intestinos de ciertas formas de cáncer, así como al cerebro de tumores cerebrales.

El perejil también es conocido por suspropiedades estimulantes de la digestión y los riñones, eliminación de toxinas, y la protecciónde los riñones contra la formación de piedras en este, también ayuda a contrarrestar la dependencia del alcohol.

El perejil tiene propiedades antiinflamantes que ayudan con problemas de reumatismo y artritis.
La raíz del perejil se utiliza también como verdura





El cilantro es una hierba aromática muy usada en la cocina asiática, india, mexicana y del Medio Oriente. Su sabor es fuerte y crujiente, y puede aumentar el sabor de prácticamente todos los platillos.

Desafortunadamente, tiende a marchitarse mucho antes de poder usarlo y no se seca bien, a diferencia de otras hierbas. Por suerte, puedes conservar el cilantro y prolongar su duración si lo congelas.
 En este artículo te mostraremos algunas formas distintas de congelarlo. Además, te brindaremos algunos consejos para usarlo congelado posteriormente.


Ingredientes para congelar cilantro en una bolsa
cilantro fresco

Ingredientes para congelar cilantro en aceite
1/3 taza (80 ml) de aceite de oliva por cada taza de cilantro picado
1 a 2 tazas (50 a 100 g) de cilantro picado

Ingredientes para congelar cilantro en mantequilla
1 barra de mantequilla blanda
1 a 3 cucharadas de cilantro picado
1 diente de ajo picado (opcional)
sal y pimienta al gusto (opcional)
1/2 cucharada de jugo de lima (opcional)
cáscara de lima (opcional)

Método 1 de 5: Preparar el cilantro para congelarlo



Elige cilantro fresco. El cilantro se marchita un poco al momento de congelarlo, por eso es importante comprarlo fresco. Busca uno con hojas crujientes y de color verde intenso. Evita cualquiera que tenga un aspecto marchito, machacado o amarillento.



2
Enjuaga el cilantro en un bol de agua. Sostenlo por el tallo y enjuágalo en un bol de agua fría. Continúa este proceso hasta que el agua se vuelva sucia. Repite el proceso con más agua cada vez que enjuagues hasta que el agua salga clara. Es posible que necesites cambiar el agua 2 o 3 veces.



3
Sacude el agua del cilantro. Sostenlo por el tallo y sacúdelo bien unas cuantas veces. Mejor es hacerlo sobre el fregadero para no mojar la cocina.


4
Seca el cilantro dándole toquecitos con toallas de papel. Extiende algunas toallas de papel sobre una superficie plana, luego pon el cilantro encima. Cúbrelo con otra toalla de papel y presiónalo suavemente. Las toallas de papel absorberán el exceso de humedad. Continúa esta operación con toallas de papel secas hasta que no quede nada de agua.[2]


5
Blanquea el cilantro. Para hacerlo, sumerge el cilantro en una olla de agua hirviendo durante 15 a 30 segundos, luego pásalo por agua helada durante unos segundos más. No lo dejes en el agua caliente más de 30 segundos y asegúrate de secarlo bien. Este proceso permitirá conservar el color intenso del cilantro.

Método 2 de 5: Congelar cilantro en una bolsa


1
Decide si vas a congelar el cilantro entero o solo sus hojas. Si deseas congelar solo las hojas, debes arrancarlas y desechar los tallos. También puedes congelar todo el cilantro y arrancar algunas hojas cada vez que las necesites.



2
Revuelve el cilantro con aceite de oliva. Ya que es una hierba delicada, esto la protegerá del frío y evitará que se ablande.[4] Pon la hierba en un bol y revuélvela con 1 cucharadita o 1 cucharada de aceite de oliva. La cantidad de aceite de oliva que uses dependerá de la cantidad de cilantro que vas a congelar. Mientras más cilantro tengas, más aceite necesitarás.


3
Pon el cilantro en una bolsa para congelador con cierre hermético. Trata de mantenerlo bien extendido dentro de la bolsa. Si vas a usar cilantro entero, trata de mantener los tallos y las hojas lo más derechos que puedas. Tal vez necesites más de una bolsa.
En caso de no tener bolsas para congelador, usa bolsas herméticas comunes, una dentro de la otra.



4
Aprieta la bolsa para quitarle la mayor cantidad posible de aire antes de sellarla. Cierra la bolsa parcialmente, luego presiónala suavemente con las manos hasta que se aplane. Cierra la parte restante de la bolsa. Ten cuidado de no machacar el cilantro.


5
Escribe la fecha de almacenamiento en la bolsa con un marcador permanente. Si vas a almacenar otro tipo de hierbas en el congelador, es mejor que también anotes el nombre "cilantro" en la bolsa.[5]


6
Coloca la bolsa en el congelador. Ponla de tal manera que las hierbas estén tendidas y derechas.

Método 3 de 5: Congelar cilantro en aceite



1
Pica el cilantro en trozos grandes. Pon el cilantro en una tabla de cortar y pícalo en trozos grandes de 2,5 cm (1 pulgada). Puedes incluir los tallos o dejarlos de lado. No es necesario que se vea ordenado, ya que luego tendrás que picar el cilantro aún más en una licuadora.


2
Echa el cilantro en una licuadora. Si no dispones de una licuadora, usa un procesador de alimentos.


3
Vierte 1/3 taza (80 ml) de aceite de oliva por cada taza (50 g) de cilantro picado.[6] Si deseas que su sabor sea más intenso, aumenta la cantidad de cilantro a 2 tazas (100 g).[7] Además, si no te agrada el sabor fuerte del aceite de oliva, sustitúyelo con otro aceite de cocina, como el aceite de canola o el vegetal.



4
Enciende la licuadora y púlsala durante unos segundos. Asegúrate de que la tapa esté bien puesta y de que no haya fugas. Sigue licuando hasta que el aceite adopte un color verde y el cilantro se rompa en trozos pequeños. No lo licues por mucho tiempo. Aún deben quedar trocitos de la hierba.



5
Vierte el puré en una cubitera. Llena cada espacio hasta 3/4 de su capacidad. No los llenes por completo, ya que el puré se expandirá cuando se congele.


6
Lleva la cubitera al congelador. Ponla sobre una superficie plana y estable. Déjala de unas horas a toda la noche.


7
Traslada los cubitos congelados a una bolsa para congelador con cierre hermético. De este modo, podrás volver a usar la cubitera. Si no tienes bolsas para congelador, usa dos bolsas comunes, una dentro de la otra.


8
Escribe la fecha de almacenamiento en la bolsa con un marcador permanente.[8] Si vas a almacenar otro tipo de hierbas en el congelador, también debes anotar el nombre "cilantro" en la bolsa.




Método 4 de 5: Congelar cilantro en mantequilla


Pica un poco de cilantro y échalo en un bol. Necesitarás más o menos de 1 a 3 cucharadas de cilantro picado por cada barra de mantequilla

Incorpora una barra de mantequilla blanda a temperatura ambiente. Puede ayudarte picar la mantequilla en trozos pequeños


Si deseas, añade otros ingredientes. Puedes dejar la mantequilla de cilantro tal como está o puedes incorporar otros ingredientes para que sea aún más deliciosa. Las siguientes son algunas sugerencias:

1 diente de ajo picado
sal y pimienta al gusto
1/2 cucharada de jugo de lima
cáscara de lima



Mézclalo todo hasta que el cilantro esté bien distribuido.
Usa una cuchara o una espátula. Hazlo rápido para que la mantequilla no se derrita. Si es necesario, agrega más mantequilla o cilantro.


Enrolla la mantequilla en papel manteca o papel aluminio.
Vierte la mantequilla en una hoja de papel manteca y asegúrate de que esté cerca del borde. Dale la forma de un tronco con una cuchara o una espátula. Enróllalo en el papel manteca



Lleva la mantequilla envuelta al refrigerador.
Ponla en un plato con la parte del cierre hacia abajo y déjala en el refrigerador hasta que se endurezca.


Cuando se endurezca, traslada la mantequilla al congelador.
Mantén la mantequilla envuelta en el papel manteca y métela en una bolsa para congelador con cierre hermético o en un recipiente de plástico para no ensuciar el congelador.



No olvides anotar la fecha de almacenamiento en el recipiente o la bolsa. De este modo, recordarás cuándo almacenaste la hierba para usarla antes de que se venza


Método 5 de 5: Usar el cilantro congelado




Usa el cilantro congelado en un chatni de cilantro o como una entrada de guacamole. Si lo congelaste solo (sin mantequilla ni aceite), rompe algunas hojas e incorpóralas al guacamole o al chatni de cilantro. No es necesario descongelarlo




Usa el cilantro congelado en aceite para sazonar sopas, salsas y otros platillos cocidos. También puedes usarlo en aliños de ensaladas. Dado que ya contiene aceite, será necesario adaptar la receta e incluir menos aceite. 1 solo cubito de cilantro congelado debe contener 1 cucharada de aceite.



Antes de usarla, descongela la mantequilla de cilantro hasta que alcance la temperatura ambiente

Esto tardará de 15 a 20 minutos.


 Evita usar el cilantro congelado en ensaladas y salsas. Cuando está congelado, el cilantro pierde parte de su textura crujiente.
Cuando se descongela, adopta un aspecto marchito y pastoso. Esto puede restarle valor a la presentación (y la textura) de la salsa o la ensalada.



 Decora tus platos con cilantro fresco en vez del congelado. Cuando el cilantro empiece a descongelarse, adoptará un aspecto marchito y pastoso. Si tienes que decorar algún plato, es mejor usar cilantro fresco



 Debes saber cuándo usar cilantro congelado. Este no dura para siempre, aunque obviamente dura más que el cilantro fresco. Las siguientes son algunas pautas para saber cuándo debes usar el cilantro: Usa el cilantro congelado máximo en 2 meses Usa el cilantro congelado en aceite hasta 3 meses. Usa la mantequilla de cilantro congelada en 1 mes. Si la descongelaste y la guardaste en el refrigerador, úsala máximo en 5 días



Si te alcanza el tiempo, haz salsa con el cilantro incorporado. La salsa se congelará mejor que el cilantro solo Si tienes que secar hierbas después de lavarlas, las rejillas de secado son las mejores. Verifica que la rejilla esté limpia, luego extiende las hierbas por encima y déjalas secar. Y es mejor aún si entra un poco de sol por la ventana. Si solo tienes que congelar un poco, echa un poco de cilantro picado en un espacio de la cubitera y cúbrelo con aceite de oliva.

  Advertencias

El cilantro congelado tiende a perder gran parte de su sabor. Por eso, debes usarlo rápido o evita congelarlo y disfrutarlo fresco, ya que sus aceites volátiles de sabor único desaparecen rápido
Evita usar agua al momento de congelar cilantro, debido a que esta diluye el sabor del platillo y lo vuelve insípido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...